Sobre la gripe A y su tratamiento farmacológico: sentido común y serenidad


Fuente: Pediatria Basada en pruebas. José Cristóbal Buñuel Álvarez.

Ayer saltó la noticia de que España está en tratos para hacerse con “otros tres millones de tratamientos antivirales que se sumen a los 10 que ya están en España“. Quizá sea este un buen momento para hacer una llamada al sentido común y a la prudencia.

El tratamiento farmacológico que se está utilizando para el tratamiento de los casos graves de gripe A es principalmente el oseltamivir. ¿Todos los pacientes con gripe A precisan del mismo?La respuesta es no.

Como ya declaró en su día la directora general de la OMS, la mayoría de casos de gripe A son leves y curan sin tratamiento farmacológico en el plazo de una semana. Sin embargo, más peligroso que el miedo a la gripe A es el “miedo al miedo”. En muchos países del mundo, especialmente los del hemisferio sur en los que es ahora invierno, es posible que esté causando más estragos ese miedo al miedo que el miedo a la gripe A en sí misma.

España dispondrá, si las noticias aparecidas en la prensa son ciertas, de hasta 13 millones de medicación antiviral: una por cada 3-4 españoles. Parece una cifra a todas luces exagerada.

¿Cuales son las indicaciones de tratamiento farmacológico entonces? Los CDC ofrecen información, en español, sobre este tema:

El tratamiento se recomienda para:

  1. Todos los pacientes hospitalizados con casos confirmados, probables o presuntos de la nueva influenza (H1N1).
  2. Pacientes que tengan un riesgo más elevado de sufrir complicaciones por la influenza estacional:
  • Niños menores de 5 años de edad. El riesgo de sufrir complicaciones graves debido a la influenza estacional es más alto en los niños menores de 2 años de edad.
  • Adultos de 65 años de edad o más.
  • Personas con las siguientes afecciones:
    • Enfermedad pulmonar crónica (incluida el asma), enfermedades cardiovasculares (excepto la hipertensión), trastornos renales, hepáticos, hematológicos (incluida la anemia de células falciformes o anemia drepanocítica), neurológicos, neuromusculares o metabólicos (incluida la diabetes mellitus);
    • Inmunodepresión, incluidas las afecciones causadas por medicamentos o por el VIH;
    • Mujeres embarazadas;
    • Personas menores de 19 años que reciben tratamiento prolongado con aspirina;
    • Residentes de instituciones para ancianos y otros centros de cuidados de enfermedades crónicas.

Estas son las indicaciones de tratamiento antiviral en la actualidad. Es importante también tener en mente, según el mismo documento de los CDC, que los beneficios del tratamiento son mayores cuando se comienza a administrar en las 48 horas que siguen a la manifestación de la enfermedad, de acuerdo con las evidencias de los estudios sobre influenza estacional. A nadie se le escapa la dificultad de realizar un “diagnóstico precoz de gripe A” en las primeras 48 horas de su debut. Por ello es aconsejable y recomendable la disponibilidad de pruebas de detección rápida del virus H1N1. Existen pruebas de detección rápida para la gripe estacional, pero éstas no detectan el H1N1. Es importante disponer de vacuna contra este tipo de virus gripal, pero desde el punto de vista práctico, la disponibilidad de test rápidos de identificación del H1N1 en época epidémica y en pacientes con un cuadro clínico compatible sería de una gran utilidad.

This entry was posted in antivirales, epidemia gripe A swine flu N1H1 pandemia, tratamiento. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s