Juan Lopez y John Ward


Para los que no volvieron, para los chicos de La Plata, Resistencia y Monte Caseros. Para que se sepa que desde Marzo de 2004 han muerto por suicidio más “infantes” que los que mató esa guerra.  
Ninguna guerra es justa, aunque Obama asi lo diga, y sacerdotes bendigan las armas de los dos bandos.La patria no es solo rocas o tierras, son hombres, mujeres, son los lugares de nuestra infancia, los lugares dondeamamos y fuimos amados. El lugar que todavia mucho no hemos encontrado. El sueño de una vida feliz, en unapatria justa, y libre. La patria es mas que fronteras, y las banderas solo sirven cuando nos cobijan a todos.Asi era el sueño de un Inglés, que se llamó John Lennon, y acompañó mi adolescencia. 

 JUAN LÓPEZ Y JOHN WARD

Les tocó en suerte una época extraña.

El planeta había sido parcelado en distintos países, cada uno provisto de lealtades, de queridas memorias, de un pasado sin duda heroico, de derechos, de agravios, de una mitología peculiar, de próceres de bronce, de aniversarios, de demagogos y de símbolos. Esa división, cara a los cartógrafos, auspiciaba las guerras.

López había nacido en la ciudad junto al río inmóvil; Ward, en las afueras de la ciudad por la que caminó Father Brown . Había estudiado castellano para leer el Quijote.

El otro profesaba el amor de Conrad, que le había sido revelado en una aula de la calle Viamonte.

Hubieran sido amigos, pero se vieron una sola vez cara a cara, en unas islas demasiado famosas, y cada uno de los dos fue Caín, y cada uno, Abel.

Los enterraron juntos. La nieve y la corrupción los conocen.


El hecho que refiero pasó en un tiempo que no podemos entender.
 
  Jorge Luis Borges. Los Conjurados. 1985.   


Y otra cancion de Pedro y Pablo “en este mismo instante”, que no pude encontrar y les dejo la letra: En este mismo instante,dos manos semejantes
a las que estan expuestas , donde se acaba el brazo
amasan el peligro , gatillan un balazo
o encuentran una herida,con sangre que la irriga
como esa catarata que vuelca la corbata.

En tanto que tus ojos,me ven que estoy cantando
y mientras tus orejas se aflojan escuchando
hay ojos que rebientan o apuntan pero aciertan
y vuelan mil orejas,junto con las cabezas
de audaces inocentes,ahora exactamente.

Y ahora en otro lado,mientras que tu zapato
mi ritmo va suiguiendo,hay gente sacudiendo
sus botas en la marcha,asi sobre una escarcha
de una mañana fria,de una mañana fria
quizas sin mediodia,quizas sin mediodia.

Pero tambien ahora en un lugar distante
hay manos elgantes para premiar solapas
que clavan en los mapas sus uñas distinguidas
y sacrifican vida enviando regimientos.

Manos que…. se lavan en desentendimientos

Pilatos de escritorio los cristos al combate
mientras mi canto late hay jovenes cayendo
y yo lo voy sintiendo por eso no termino
y escupo al asesino,y escupo al asesino.

No importa de que ismo
me cago en el imperialismo
y en el totalitalismo
y en todos los ismos
los chicos van cayendo y yo lo voy sintiendo
manos duras, que matan
manos libres que mandan matar
manos libres que mandan matar.
En este mismo instante a un joven delirante
la muerte lo desgarra ,la muerte lo desgarra
y yo con mi guitarra
y ustedes escuchando.
 

Enhanced by Zemanta

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s