Agua con cenizas volcanicas…………mala combinación


View of village and surrounding areaImage via WikipediaFuente: Diario Rio Negro – Argentina
FUn informe de los vulcanólogos Adriana Bermúdez y Daniel Delpino advierte sobre la necesidad de preservar de las cenizas a las fuentes de agua potable de región pues la presencia en el interior del material de “microburbujas de azufre, flúor y cloro” puede en contacto con el líquido reaccionar formando ácido clorhídrico, sulfhídrico y fluorhídrico”.

El informe de Bermúdez –investigadora del Conicet y de la Universidad del Comahue– y Delpino se basa en un análisis realizados a las cenizas que el 6 de junio cayeron sobre Neuquén.
En el trabajo indicaron que la ceniza (de 0,06 mm) por el alto componente de sílice, su carácter vítreo y su morfología con puntas agudas el material (la ceniza) puede afectar al sistema respiratorio, a los ojos y la piel.
Los investigadores son los máximos especialistas en volcanes de la provincia y han dedicado casi treinta años al estudio del Copahue, entre otros trabajos.
La presencia en la ceniza de microburbujas con cloro, azufre y flúor difiere de otros estudios, como por ejemplo el realizado en el Centro Atómico Bariloche.
“Tal como se observa en esta erupción la caída de material piroclástico constituye el peligro directo de mayor alcance derivado de una erupción volcánica”, indicaron Bermúdez-Del pino.
“El espesor del material caído como el tamaño de los fragmentos. Es comparable con los registros geológicos de erupciones acaecidas durante los últimos 10000 años”, dice el informe. El estudio determinó que el “material tamaño ceniza y polvo volcánico es de composición ácida, compuesta por más de un 70% de sílice”.
“Si bien la ceniza volcánica no es tóxica en su composición, contiene atrapados en forma de microburbujas gases con flúor, azufre y cloro que, aún en pequeñas concentraciones, al entrar en contacto con el agua, reaccionan formando ácido clorhídrico, sulfhídrico y fluorhídrico”, explicaron los investigadores. Y enseguida remarcaron que “esta es la razón por lo que hay que preservar las fuentes de agua potable del contacto con las cenizas”.
Además -destacaron- por su composición rica en sílice, su carácter vítreo y su morfología con puntas agudas, la ceniza puede afectar el sistema respiratorio, los ojos y la piel.
Los científicos aconsejaron la instalación de al menos un sismógrafo en la zona de San Martín de los Andes, por la presencia de sismos durante todo el período eruptivo y volcanes activos y potencialmente activos en el área.
“Dadas las condiciones actuales de limitados conocimientos y escasos medios tecnológicos de obtención de datos, frente a este tipo de erupciones que superan la media histórica, solo es posible realizar un pronóstico basado en datos geológicos de erupciones de los últimos 10.000 años y erupciones históricas”, plantearon. Y pronosticaron “la posibilidad de que este ciclo eruptivo dure un período relativamente largo de tiempo”, que implique varios meses y concluyeron que ya que “todas las actividades humanas han sido afectadas, desde la vida cotidiana hasta los recursos económicos”, es extremadamente importante establecer una red de contactos y un sistema de información para lograr emitir una alerta temprana”.

This entry was posted in Argentina, Copahue, Neuquén, San Carlos de Bariloche. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s