Laboratorios y el mercado de medicamentos en Argentina


Ginés González GarcíaImage via WikipediaFuente: Página 12

“Hoy existen desarrollos cientificos que permiten salvarle la vida a un enfermo de sida. El paquete cuesta 12 mil dolares por año en los paises desarrollados. La Fundacion Clinton, la Fundacion Gates y la Organizacion Mundial de la Salud (OMS) firmaron un acuerdo de produccion masiva con ocho
laboratorios de la India y lograron bajar el precio a 300 dolares. Esos son los margenes que maneja la industria.” Con este ejemplo, el economista y asesor de la OMS, Bernardo Kliksberg, sintetizo a Cash la problematica de indole etica y economica que existe detras del negocio de los grandes laboratorios. En el mundo, solo diez empresas controlan casi el 60 por ciento del mercado de medicamentos, estableciendo precios monopolicos con el argumento de la propiedad intelectual.                                                    

La Argentina le gano una batalla a esa concentracion a partir de la ley de genericos y la condicion impuesta a los laboratorios de producir en el pais aquellos medicamentos sobre los que pretendan una patente. Sin embargo, todavia quedan otras por librar. El trabajo para una mayor concientizacion
en el uso de estas herramientas y la necesidad de seguir profundizando la sustitucion de importaciones son algunas de estas, para que se establezca el medicamento como “un bien social”, como se dispuso en la denominada ley Oñativia, de 1964.

La nocion de monopolio intelectual deviene de la antigua Grecia, pero no fue utilizada hasta la Revolucion Industrial britanica, cuando los inventores de la maquina textil demandaron “proteccion”. Actualmente, las patentes alcanzan desde genes hasta fragmentos de ADN y lineas celulares humanas.

“Como en otras areas del sistema economico mundial contemporaneo, existe un lobby feroz que lucha a brazo partido para que las patentes duren el mayor tiempo posible, e incluso para que haya restricciones posteriores de algún tipo cuando se liberen”, señala Kliksberg.

En los paises que cuentan con un sistema de patentes, las firmas farmaceuticas que descubren nuevos productos los ingresan en el mercado bajo un determinado nombre comercial o marca. Durante este periodo, las marcas originales son posicionadas fuertemente en el mercado y tanto medicos como farmaceuticos y consumidores se acostumbran a su utilizacion, dificultando el acceso de otros medicamentos similares, aun despues de expirada la vigencia de las patentes.

El poder de mercado de las marcas se refleja en los precios. Los productos de marca son 11,5 veces mas caros que los genericos. En algunos casos excepcionales, la diferencia llega hasta 50 o 100 veces. Esto explica por que las firmas farmaceuticas gastan mucho dinero en marketing y publicidad, y menos en desarrollo. Los recursos destinados a venta son de alrededor del 25 por ciento del costo total de los laboratorios, mientras que en desarrollo solo los lideres mundiales alcanzan la mitad de ese guarismo.

Un estudio realizado por la Comision Nacional de Programas de Investigacion Sanitaria, el Estudio Multicentrico, la Universidad Maimonides y el Instituto de Investigacion de Ciencias Sociales de la Universidad del Salvador demostro que la utilizacion del nombre generico involucra un ahorro de 660 millones de pesos al anho. “Esta realidad debilita el argumento que los patentistas a ‘ultranza’ utilizan para justificar el monopolio de la explotacion y los altos precios”, señala el ex ministro de Salud, Gines Gonzalez Garcia, y las economistas Catalina de la Puente y Sonia Tarragona en el libro Medicamentos, Salud, Politica y Economia.

La imposicion por conservar esta modalidad de negocios proviene de los grandes laboratorios multinacionales, que a pesar de la crisis financiera internacional mantienen una tasa de ganancia superior al 20 por ciento, siendo la industria mas rentable de Wall Street. Paradojicamente, Estados Unidos fue uno de los principales paises en establecer un mercado integral de genericos. “Las drogas genericas hacen que la salud americana sea mucho mas accesible”, aseguraba en octubre de 2002 el entonces presidente estadounidense George W. Bush. Sin embargo, como toda la politica de ese pais, mantiene estandares internos y externos bien diferentes. Centroamerica es un ejemplo de ello: los medicamentos genericos no pueden penetrar en esos paises porque las condiciones de firma de tratados comerciales bilaterales con los Estados Unidos se lo impiden.

Nuevas recetas
“En la Argentina, durante la administracion de Gines Gonzalez Garcia en Salud, se libro una dura batalla, y se gano. Hoy los medicamentos genericos son obligatorios en las recetas medicas. Los medicos tienen que prescribirlos de esa forma”, indica Kliksberg, aunque muchos profesionales no lo cumplen. La Argentina junto con Brasil y Uruguay son los unicos paises donde existe esa obligatoriedad. El programa de distribucion gratuita de medicamentos Remediar es, ademas, uno de los mas importantes del mundo en cuanto a volumen de entrega. Por su parte, en los primeros meses de la presidencia de Nestor Kirchner se avanzo sobre otro punto neuralgico de esta industria: las patentes se otorgan al laboratorio bajo la condicion de que produzcan el medicamento en el pais. “Fue un lobby tremendo. Recibimos muchos ataques por parte de las industria extranjera y local”, recuerda el ex ministro Gines Gonzalez Garcia en dialogo con Cash.

Durante la decada del ’90 se inicio una primera instancia del debate que enfrento a los laboratorios nacionales con las multinacionales. La disputa giro en torno de la clausula de fabricacion local -que no apareceria hasta diciembre de 2003-, los riesgos de las licencias compulsivas y la posibilidad de una suba en los precios. Hasta ese momento, las empresas locales se habian limitado a copiar y comercializar innovaciones producidas en los países centrales. “Los laboratorios plagian las formulas de los
medicamentos y los comercializan al mismo precio, siendo sus ganancias mayores que las de los inventores, por el hecho de no haber invertido recursos en investigación y desarrollo”, fue la defensa que esbozo Pablo Challu, ex directivo de Cilfa (camara de los laboratorios nacionales), y actual secretario de la Unión Industrial de la provincia de Buenos Aires.

Con la Ley de Patentes -que fue aprobada en 1995 y entro en vigencia en octubre de 2000- se les aseguro a las corporaciones transnacionales ampliar su cuota de mercado, vendiendo medicamentos en exclusividad o cobrando royalties a empresas locales. Esa norma solo amplio el diferencial de
precios, mientras que los grandes laboratorios se dedicaban a importar los medicamentos. De las 40 companias extranjeras que operaban en el pais hasta 2002, quince se dedicaban exclusivamente a importar productos. Las compras externas pasaron de un 12 por ciento en 1992 a 43 por ciento diez años despues. La ley genero asi una sustitucion de los productos locales por mas importaciones.

La crisis socioeconomica de 2001 produjo un fuerte cimbronazo en toda la estructura productiva del país, arrastrando tambien al sistema sanitario al borde del colapso. La gente con escasos recursos no podía acceder a los medicamentos. En ese momento se lanza la Ley de Genéricos y el plan Remediar, que lograron estabilizar el mercado, permitiendo a los laboratorios locales recuperar parte del terreno perdido en los ’90. Ambas medidas dieron cobertura a 54 presentaciones, que representaban el 80 por
ciento de las consultas medicas. “La ley de prescripcion por nombre generico mejoro el acceso porque hizo bajar los precios. Pero es una batalla permanente de concientizacion”, señalo Gonzalez Garcia. En cuanto al plan Remediar, el ex ministro y actual embajador argentino en Chile aseguro que no existe otro ejemplo de “esa envergadura”. “Alcanza a unos 15 millones de personas y su costo anual para el Estado nacional es de 2 dolares por habitante”, apunto.

Made in Argentina
El mercado de farmacos argentino es uno de los mas importantes del mundo en cuanto a abastecimiento interno y consumo. Es el cuarto país a nivel mundial en consumo de medicamentos por habitante, con un promedio de 186 dolares anuales. También es uno de los cuatro que mantienen mas de la mitad de la demanda local abastecida por laboratorios locales. Sin embargo, la recuperación sostenida de la industria nacional no se dio hasta la modificación de la Ley de Patentes, que se produjo en diciembre de 2003.
Esta norma dispuso que para extender una patente por veinte anhos, los
laboratorios deben producir ese nuevo producto en el pais. La modificación contempla desde una carga de prueba hasta el patentamiento de microorganismos, patentes transitorias y la proteccion de datos de pruebas contra un uso comercial ilegal u otras variantes. En la practica, este cambio, que solo figura en la legislacion de Brasil y Uruguay, impidio que los laboratorios extranjeros desplacen sus plantas a países con menor costo de producción.

“Brasil saco la Ley de Patentes dos años despues que la nuestra (1995) y alli obliga a producir todo lo que se consume dentro de su territorio. Esto condujo a una fuerte migración al pais vecino”, señalo a este suplemento un directivo de Cilfa. Actualmente, la tendencia se revirtio. Incluso se informo en las ultimas semanas que un laboratorio estadounidense se radicara en la Argentina para producir medicamentos que luego venderá en su pais de origen. Tambien hubo intenciones de compra de firmas locales. La multinacional Roche llego a ofrecer 2400 millones de dolares por Roemmers.
Antes, Roemmers habia adquirido las plantas de Roche en el anho 2000. Este laboratorio nacional no tiene invento patentado, pero si una enorme fuerza de venta domestica. Rechazo la propuesta, en tanto que adquiría las instalaciones de Brystol Myers Squibb (2005) y las de Valeant (2008).

La industria logro desde 2003 una fuerte recuperacion. Las exportaciones muestran una tendencia creciente y las empresas están diversificando destinos. Existen 230 laboratorios registrados y 110 plantas industriales.
Los diez primeros laboratorios explican el 42 por ciento de las ventas. La actividad registra un importante déficit estructural. La produccion nacional fue de 3466 millones de dolares en 2010, de los cuales se exportaron 691 millones. El consumo interno es de 4341 millones de dolares y las importaciones ascendieron a 1566 millones. De esta manera, el 58 por ciento del mercado domestico se abastece de laboratorios nacionales. La industria farmacológica local tiene una estructura transformadora moderna, siendo importados los principios activos, principalmente de China e India. En los últimos años, la industria pudo aumentar 116 por ciento los envíos de estas materias primas, aunque crecieron en un 229 por ciento las importaciones de medicamentos.

Los laboratorios de capitales nacionales mantuvieron su participacion a través de estrategias de concentración y de alianza con multinacionales. Esto mantiene una estructura de poder de las grandes companias que, en su mayoría, prefieren importar los productos antes que producirlos en el pais.
A esta situacion se suma ademas el impacto en los  consumidores de la imposición mediatica de sus marcas. Esta batalla es librada en el campo de la publicidad. Numerosos trabajos han demostrado los efectos de la publicidad sobre las prescripciones y los consumidores, generando un patrón de comportamiento de la demanda bastante alejado de las necesidades reales.
Ademas de la pelea cultural para sortear el bombardeo mediatico, también deben llevarse a cabo medidas tendientes a desconcentrar el sector y fomentar la producción local. “El Estado genero un mercado interno del orden de 4400 millones de dolares, por lo que ese mismo Estado va a exigir ahora producción en territorio”, sostuvo la ministra de Industria, Debora Giorgi. En esa linea, en julio ultimo, el Congreso promulgo una ley que declara de interes nacional la investigacion y produccion publica de medicamentos, vacunas y productos medicos. El objetivo es promover el acceso a medicamentos y propiciar el desarrollo cientifico y tecnologico. La medida se encuentra en analisis del Ministerio de Salud para su reglamentacion. “No puede ser que el mercado sea el unico motor para la invencion y el conocimiento porque, de ser asi, no habra investigacion en enfermedades de pobres”, sentencio Gonzalez Garcia

Patentes medicamentos

-Existen 230 laboratorios registrados y 110 plantas industriales. Los diez primeros laboratorios explican el 42 por ciento de las ventas.

-En la Argentina se avanzo con la ley de genericos y con la condicion de que los laboratorios deben producir en el pais los medicamentos sobre los que pretendan una patente.

-El programa de distribucion gratuita de medicamentos Remediar es uno de los mas importantes del mundo en cuanto a volumen de entrega.

-El mercado de farmacos argentino es uno de los mas importantes del mundo por abastecimiento interno y consumo.

-Es el cuarto pais a nivel mundial en consumo de medicamentos por habitante, con un promedio de 186 dolares anuales.

-Tambien es uno de los cuatro que mantienen mas de la mitad de la demanda local abastecida por laboratorios locales.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/cash/17-5460-2011-09-18.html

Una empresa comprometida con la salud………un de-Roche


La multinacional Roche admitió que no entregará algunos   antitumorales a hospitales de Grecia, medida que tomaría en lo pronto en   España. Es por el retraso de los pagos, que alcanza los varios meses. En el   país helénico, otros laboratorios ya retiraron algunos fármacos del mercado.  

El fantasma de la crisis financiera se extienda   en Europa a cada vez más países y cada vez más sectores. Durante el fin de   semana, el anuncio del laboratorio Roche –que advirtió que dejará de   suministrar algunos medicamentos a varios hospitales de Grecia y España   –despertó la alarma en materia sanitaria. Especialistas aseguran que esta   situación puede extenderse a otras partes del mundo.  
   
  En un artículo publicado por el diario El País, el director general de Roche   Severin Schwan aseguró que su empresa “ya no entrega medicamentos destinados   a curar el cáncer y otras enfermedades” a los hospitales de Grecia, medida   que se extendería en lo inmediato a España y otros países. Por esto, los   pacientes tienen que comprar el tratamiento antitumoral en la farmacia y pagarlo   de su bolsillo.
   
  En el país ibérico, la situación causa alarma. La filial española de Roche   afirma que “al igual que sucede en otros países, la situación de crisis   y deuda en España es significativa y, en el caso de algunas comunidades   autónomas se encuentra al límite”. La compañía destaca que la mayoría de   sus operaciones se centran en los hospitales, por lo que es   “especialmente vulnerable a la morosidad” de las administraciones y   por eso “su impacto en la compañía es más grave y más rápida que para   otros laboratorios”.  
   
  Según El País, a 31 de marzo, la deuda de los hospitales públicos españoles   con el sector ascendía a 5.191 millones pero ya ha superado los 5.400   millones, según la patronal del sector, Farmaindustria. La demora media en el   pago es ya de un año y dos meses. Hay comunidades, como Castilla y León, que   pagan con casi dos años de retraso de media. Roche destaca que   “determinados hospitales de Castilla y León” acumulan   “retrasos superiores a los 900 días”, casi dos años y medio,   mientras que en Andalucía, Valencia y Castilla-La Mancha el periodo medio de   pago supera los 600 días.
   
  Roche insiste en que esto “supera ampliamente los plazos de demora en el   pago que marca la ley” y que a pesar de ello lleva meses negociando con   las comunidades para evitar el desabastecimiento.
   
  Humberto Arnés, director general de Farmaindustria, huye de la comparación   con Grecia: “En España hay problemas porque las empresas farmacéuticas   están financiando el déficit de las comunidades y hay una gran deuda. Pero   está reconocida, contabilizada y se va a cobrar. El problema es que quien ha   prestado a Grecia ya se arriesga a no ver el dinero”. “Hay un   problema y el pago del sistema sanitario debería ser prioritario, porque   además así lo piden los ciudadanos, pero no hay riesgo de   desabastecimiento”, añade Arnés.
   
  Una portavoz del Ministerio de Sanidad coincide en distanciarse de Grecia:   “La situación de los proveedores no tiene nada que ver. Ni contemplamos   que ocurra algo parecido a lo de Grecia y hay incluso garantías legales para   recibir el tratamiento. El sistema sanitario es sostenible”.
Si la situación de   España preocupa, en Grecia se está al borde del colapso. En el país helénico,   además de Roche otras empresas como la danesa Novo Nordisk cortó el   suministro de ciertos tipos de insulina con el argumento de que se había   reducido los precios más de un 25 por ciento. En junio pasado Leo Pharma se   sumó a Novo y dejó de vender dos de sus medicamentos (un anticoagulante y   otro para la soriasis) en el país. El Gobierno de Papandreu finalmente cedió   y aceptó no rebajar tanto el precio. La Asociación Helénica de Farmacéuticas   calcula que los hospitales públicos han pagado tan solo un 37 por ciento de   los 1.900 millones de euros que gastaron en medicinas desde enero de 2010 a   junio de 2011.
   
Kaitanibi replica que la mayor parte de la deuda   del sector es de hace años, ya que el Gobierno está haciendo ahora un   esfuerzo por pagar más rápido. La deuda total que arrastran los hospitales   con todos sus proveedores ronda los 8.000 millones de euros.
   
“Hace seis meses tuvimos un problema con la   recepción de medicamentos, pero ahora no he notado nada”, afirma el   cirujano Antonis Doumoulakis, que asegura que uno de los problemas del   sistema es la corrupción del sistema público, que hace que muchas farmacéuticas   ofrezcan dinero o regalos a los médicos que receten sus productos. “Por   eso el Gobierno quiere hacer un experimento con los tres mayores hospitales   del país: que solo podamos elegir una marca para cada fármaco”, explica.   La idea es ejercer un control más estricto sobre la gestión de los centros   para controlar unos costes que se han disparado.
   
Ante esta amenaza, el ministerio de Sanidad   explicó que los pacientes de España “pueden estar tranquilísimos”   respecto al suministro de medicamentos. Sin embargo, hay preocupación en   varios aspectos.

BUENOS AIRES: La multinacional Roche admitió que no entregará algunos   antitumorales a hospitales de Grecia, medida que tomaría en lo pronto en   España. Es por el retraso de los pagos, que alcanza los varios meses. En el   país helénico, otros laboratorios ya retiraron algunos fármacos del mercado.  

El fantasma de la crisis financiera se extienda   en Europa a cada vez más países y cada vez más sectores. Durante el fin de   semana, el anuncio del laboratorio Roche –que advirtió que dejará de   suministrar algunos medicamentos a varios hospitales de Grecia y España   –despertó la alarma en materia sanitaria. Especialistas aseguran que esta   situación puede extenderse a otras partes del mundo.  
   
  En un artículo publicado por el diario El País, el director general de Roche   Severin Schwan aseguró que su empresa “ya no entrega medicamentos destinados   a curar el cáncer y otras enfermedades” a los hospitales de Grecia, medida   que se extendería en lo inmediato a España y otros países. Por esto, los   pacientes tienen que comprar el tratamiento antitumoral en la farmacia y pagarlo   de su bolsillo.
   
  En el país ibérico, la situación causa alarma. La filial española de Roche   afirma que “al igual que sucede en otros países, la situación de crisis   y deuda en España es significativa y, en el caso de algunas comunidades   autónomas se encuentra al límite”. La compañía destaca que la mayoría de   sus operaciones se centran en los hospitales, por lo que es   “especialmente vulnerable a la morosidad” de las administraciones y   por eso “su impacto en la compañía es más grave y más rápida que para   otros laboratorios”.  
   
  Según El País, a 31 de marzo, la deuda de los hospitales públicos españoles   con el sector ascendía a 5.191 millones pero ya ha superado los 5.400   millones, según la patronal del sector, Farmaindustria. La demora media en el   pago es ya de un año y dos meses. Hay comunidades, como Castilla y León, que   pagan con casi dos años de retraso de media. Roche destaca que   “determinados hospitales de Castilla y León” acumulan   “retrasos superiores a los 900 días”, casi dos años y medio,   mientras que en Andalucía, Valencia y Castilla-La Mancha el periodo medio de   pago supera los 600 días.
   
  Roche insiste en que esto “supera ampliamente los plazos de demora en el   pago que marca la ley” y que a pesar de ello lleva meses negociando con   las comunidades para evitar el desabastecimiento.
   
  Humberto Arnés, director general de Farmaindustria, huye de la comparación   con Grecia: “En España hay problemas porque las empresas farmacéuticas   están financiando el déficit de las comunidades y hay una gran deuda. Pero   está reconocida, contabilizada y se va a cobrar. El problema es que quien ha   prestado a Grecia ya se arriesga a no ver el dinero”. “Hay un   problema y el pago del sistema sanitario debería ser prioritario, porque   además así lo piden los ciudadanos, pero no hay riesgo de   desabastecimiento”, añade Arnés.
   
  Una portavoz del Ministerio de Sanidad coincide en distanciarse de Grecia:   “La situación de los proveedores no tiene nada que ver. Ni contemplamos   que ocurra algo parecido a lo de Grecia y hay incluso garantías legales para   recibir el tratamiento. El sistema sanitario es sostenible”.
Si la situación de   España preocupa, en Grecia se está al borde del colapso. En el país helénico,   además de Roche otras empresas como la danesa Novo Nordisk cortó el   suministro de ciertos tipos de insulina con el argumento de que se había   reducido los precios más de un 25 por ciento. En junio pasado Leo Pharma se   sumó a Novo y dejó de vender dos de sus medicamentos (un anticoagulante y   otro para la soriasis) en el país. El Gobierno de Papandreu finalmente cedió   y aceptó no rebajar tanto el precio. La Asociación Helénica de Farmacéuticas   calcula que los hospitales públicos han pagado tan solo un 37 por ciento de   los 1.900 millones de euros que gastaron en medicinas desde enero de 2010 a   junio de 2011.
   
Kaitanibi replica que la mayor parte de la deuda   del sector es de hace años, ya que el Gobierno está haciendo ahora un   esfuerzo por pagar más rápido. La deuda total que arrastran los hospitales   con todos sus proveedores ronda los 8.000 millones de euros.
   
“Hace seis meses tuvimos un problema con la   recepción de medicamentos, pero ahora no he notado nada”, afirma el   cirujano Antonis Doumoulakis, que asegura que uno de los problemas del   sistema es la corrupción del sistema público, que hace que muchas farmacéuticas   ofrezcan dinero o regalos a los médicos que receten sus productos. “Por   eso el Gobierno quiere hacer un experimento con los tres mayores hospitales   del país: que solo podamos elegir una marca para cada fármaco”, explica.   La idea es ejercer un control más estricto sobre la gestión de los centros   para controlar unos costes que se han disparado.
   
Ante esta amenaza, el ministerio de Sanidad   explicó que los pacientes de España “pueden estar tranquilísimos”   respecto al suministro de medicamentos. Sin embargo, hay preocupación en   varios aspectos.

Enhanced by Zemanta