Incentivos para vacunarse


Bien conocido es para todos que en todas partes el personal que trabaja en salud es el que menos se vacuna contra la influenza estacional. Un articulo del diario la Vanguardia, de Barcelona, nos recuerda esto, y comenta el caso de los distintos estimulos para vacunar que existen en EE.UU. y en la misma España.
Un articulo interesante, ya que desde el principio deja las cosas bien claras, lo contagioso del virus, y la baja letalidad del mismo. Algo que vale la pena resaltar ante tanto pánico generado por distintos actores en esta pandemia que viene más de pánico que de otra cosa. Interesante tambien la opinion de sus lectores, o al menos los que opinan sobre el articulo, que con cierta razón, comenta que se encuentran más informados a traves de internet que por la misma prensa. Aunque vale decir, que el propio Google, sólo levanta información que aparece en medios electronicos de la prensa. En este caso uno de los comentarios se refiere a Teresa Forcades cuyo video más de uno habrá visto en este mismo blog. De todas maneras, esta gripe sigue asustando por donde se la mire. Hoy mientras le decia a alguien que padecia gripe me preguntó si era “la gripe mala”, en relación al H1N1/California/2009. Y del miedo a la gripe, venimos pasando luego por el miedo a la medicación, para seguir con el miedo a la vacunación.
Desafortunadamente, poco han hecho los gobiernos, y la propia OMS, para disminuir estos miedos. El sólo hecho que se les exima a las farmaceuticas de cualquier daño, y éste sea asumido por los gobiernos, deja más dudas que certezas, y el fantasma de la “epidemia” de gripe que preveia Gerald Ford en 1976, también comentado en este blog, parece seguir pesando más en el ánimo colectivo. Para leer el articulo pinche aqui.

Incentivos en Atencion Primaria


INCENTIVOS EN ATENCIÓN PRIMARIA: DE LA CONTENCIÓN DEL GASTO A LA SALUD DE LA POBLACIÓN

Juan Gérvas, Vicente Ortún, Luis Palomo, Miguel Ángel Ripoll, y Seminario de Innovación en

Atención Primaria 2007

INTRODUCCIÓN

A finales del siglo XIX empezó a separarse la gestión de la propiedad de la misma, y a principios del siglo XX empezó a ser relevante conseguir que el gestor y el trabajador hicieran lo que se esperaba de ellos (coincidir en los objetivos con el propietario). Es decir, comenzó la psicología industrial y el interés científico por la motivación de las personas. Después de casi cien años de estudios puede decirse algo obvio y simple: los gestores y trabajadores responden globalmente a los incentivos por tener impulsos, razones y valores que les llevan a implicarse (o inhibirse) en las tareas que se les asignan. Los incentivos se engloban en el amplio campo de la motivación, las complejas razones que rigen la conducta humana, cuestión clave en la gestión de todas las empresas1-5. En atención primaria lo clave es buscar la consecución integral, pues si se miden “cosas” (que es lo fácil), se harán “cosas” (sin poder asegurar que se haga lo que se debe hacer). Se trata de medir la calidad no la cantidad, pues lo que importa es la salud6, y en primaria la atención global del paciente y de la población. Por ejemplo, si sólo se mide el desempeño en la atención a las personas diabéticas por el nivel de hemoglobina glicosilada se lograrán buenas marcas en tal indicador, pero la cuestión no es tan sencilla, pues el objetivo final es conseguir menos amputaciones, cegueras, comas hipoglucémicos, infartos de miocardio e insuficiencias renales, atenderlas adecuadamente en sus otros problemas de salud, y lograr una distribución del tiempo de atención y de los recursos empleados en diabéticos que maximice beneficios y disminuya riesgos, en ellos y en el conjunto de los pacientes atendidos y de la población “cubierta”. Este ejemplo demuestra que,aunque sea posible y necesario, no es tarea fácil incentivar y motivar a los médicos de atención primaria. Los problemas de medición del rendimiento de los médicos son tales que cabe preguntarse por las alternativas a los incentivos (cambios en el marco institucional, modificaciones de la organización,carrera profesional, mejoras en la selección del personal, cambios en la forma de trabajo, etcétera)3,7.

Los incentivos son monetarios, pero también de otros muchos estilos, desde promoción interna a baterías personalizadas de mejoras en las condiciones de trabajo, por ejemplo. Los incentivos pueden ayudar a racionalizar el gasto y a motivar al médico, y su eficacia estará en función del diseño. Aquello que se incentive movilizará al profesional y siempre tendrá, en mayor o menor grado, efectos secundarios que deben considerarse. Lamentablemente, sabemos poco sobre la efectividad de los incentivos en atención primaria, porque no es fácil dar respuesta a problemas complejos y, entre otras cosas prácticas, por la falta de publicaciones sobre su uso en las Comunidades Autónomas españolas4,8. Así pues, respecto a  i incentivos en primaria, conviene la reflexión, la prudencia y la publicación. En este texto analizamos algunas cuestiones en torno a los incentivos en atención primaria desde el punto de vista del médico clínico. Partimos de lo más frecuente y habitual, la contención del gasto, para llegar al objetivo último, la mejora de la salud de la población con énfasis en el uso diagnóstico y terapéutico de la silla (de los procedimientos que los médicos de primaria pueden realizar en sus propias consultas, en el domicilio del paciente y/o en la comunidad) Hemos escogido el término “silla” por la frase atribuida a Marañón del “valor diagnóstico y terapéutico de la silla”, referido a la escucha, a la historia clínica y a la exploración física.

Texto Completo en PDF