Ojo rojo


El ojo rojo en atención primaria 

 En la edición  del 15 de enero 2010 de la American Family Physician  hay una revisión clínica titulada Diagnóstico y tratamiento de ojos rojos en la atención primaria de Holly Cronau, Ramana Reddy Kankanala y Mauger Thomas que comienza: “El ojo rojo es el signo cardinal de inflamación ocular. La condición es generalmente benigna y puede ser manejado por médicos de atención primaria. La conjuntivitis es la causa más común de los ojos rojos. Otras causas comunes incluyen blefaritis, abrasión corneal, cuerpo extraño, hemorragia subconjuntival, queratitis, iritis, glaucoma, quemadura química, y  escleritis. Los signos y síntomas de ojo rojo incluyen secreción ocular, enrojecimiento, dolor, fotofobia, prurito y alteraciones visuales. Generalmente, la conjuntivitis viral y bacteriana son condiciones autolimitadas, y las complicaciones serias son poco frecuentes. Dado que no hay prueba de diagnóstico específica para diferenciar la conjuntivitis viral de la bacteriana, la mayoría de los casos son tratados con antibióticos de amplio espectro. Las alergias o irritantes también pueden causar conjuntivitis. La causa del efecto de ojos rojos se puede diagnosticar a través de una historia detallada del paciente y el examen cuidadoso del ojo, y el tratamiento basado en sobre la etiología subyacente.
El reconocimiento de la necesidad de derivación a un oftalmólogo de emergencia es clave en el manejo de la atención primaria de los ojos rojos. La referencia es necesaria cuando el dolor intenso que no se alivia con anestésicos tópicos, esteroides tópicos son necesarios, o el paciente tiene pérdida de la visión, secreción purulenta abundante, la participación de la córnea, lesión ocular traumática, cirugía ocular reciente, pupila distorsionada, infección por herpes o infecciones recurrentes.  

Para la revisión completa, haga click aquí . 

American Family Physician  81 (2):137-144 © 2010 Academia Americana de Médicos de Familia
Diagnóstico y tratamiento de ojos rojos en la Atención Primaria. Holly Cronau, Ramana Reddy Kankanala y Mauger Thomas. Correspondencia a Holly Cronau: holly.cronau @ osumc.edu 

Hipertension de bata blanca


La toma automatizada de la presión arterial en ausencia de profesionales sanitarios disminuye el efecto de bata blanca

Myers MG, Godwin M, Dawes M, Kiss A, Tobe SW, Grant FC et al. Conventional versus automated measurement of blood pressure in primary care patients with systolic hypertension: randomised parallel design controlled trial. BMJ 2011; 342: d286-.  R   TC   PDF

Introducción

Las tomas de presión arterial (PA) en la consulta presentan frecuentemente problemas de validez, por lo que se han propuesto varias alternativas para sustituirlas por otras como las automedidas en el domicilio. La utilización de automediciones automáticas en el consultorio podría evitar algunos de los inconvenientes de las medidas manuales.

Objetivo

Estudiar si la medición automática de la PA en el consultorio puede reducir el fenómeno de bata blanca y mejora la exactitud y la calidad en relación con la medición manual al compararla con las mediciones ambulatorias en vigilia.

Perfil del estudio

Tipo de estudio: Ensayo clínico
Área del estudio: Diagnóstico
Ámbito del estudio: Atención primaria

Métodos

Participaron en el estudio 67 consultas de atención primaria en las que trabajaban 1-3 médicos, que utilizaban mediciones manuales de PA. Fueron distribuidas aleatoriamente al grupo intervención o al grupo control. Las consultas del grupo control seguían con mediciones manuales de la PA. En las del grupo intervención las mediciones se hacían con un dispositivo automático de la siguiente forma: el sanitario colocaba el manguito y llevaba a cabo una primera medición para comprobar que estaba bien colocado. Después dejaba solo al paciente y el aparato llevaba a cabo 5 mediciones separadas por un intervalo de 2 minutos. Se deshechaba la primera toma y se promediaban las otras 5.
Se invitó a participar a 10-15 pacientes por consulta >45 años de edad, que no tuviesen historia de diabetes, insuficiencia renal ni de mal cumplimiento y cuya última toma de PA previa a la entrada en el estudio era PAS≥160 y PAD<95 mmHg (140 y 90 mmHg en los pacientes previamente tratados con antihipertensivos). A los que aceptaban participar se les practicaba un MAPA antes de la siguiente visita. La principal variable de resultado era la diferencia entre la media de la PAS durante la vigilia en el MAPA y la PAS tomada en la consulta.

Resultados

Participaron en el estudio 555 pacientes (fig. 1). Las características de los asignados a los dos grupos eran similares. La edad media fue de 65 años, con una antigüedad media de la HTA, de 9 años y la media de las últimas tomas de PAS previas a la entrada en el estudio eran de 149,7.

Figura 1. Flujo de los participantes.
Médicos Pacientes

Las medias de la PAS diurnas durante el MAPA y de las tomas posteriores a la consulta fueron inferiores que las iniciales. Las diferencias entre la PAS tomada en la consulta y la PAS media durante la vigilia en el MAPA fue inferior para las tomas automáticas que para las tomas manuales (-6,5 mmHg frente a -2,3 mmHg; P=0,006) [fig. 2].

Figura 2. Mediciones de la PAS.

En las tomas manuales tanto previas a la entrada en el estudio como posteriores a estas se observó una tendencia a preferir cifras acabadas en 0, efecto que no se observó en las tomas automáticas. La primera toma (en presencia del profesional) de la serie de 6 que se tomaban automáticamente era significativamente más elevada que las otras (fig. 3).

Figura 3. Medias de las PAS automatizadas.

Conclusiones

Los autores concluyen que en pacientes con HTA sistólica aislada, la medición de la PA mediante un dispositivo automático redujo la respuesta de bata blanca y presentó una mejor correlación con la PA durante la vigilia medida mediante MAPA.

Conflictos de interés

Ninguno declarado. Financiado por una beca de la Heart and Stroke Foundation of Ontario.

Comentario

Hasta ahora, el diagnóstico y las decisiones terapéuticas de la HTA se han hecho en base a las tomas de la consulta. Sin embargo, en los últimos años se ha cuestionado si éstas son las mejores medidas de las que podemos disponer. Ello se debe a que se trata de un número muy reducido de determinaciones y que presentan determinados sesgos, como la elevación de la PA en presencia del personal sanitario (fenómeno de bata blanca). Por este motivo cada vez más se aboga por la utilización de otro tipo de mediciones como el MAPA o la automonitorización ambulatoria de la PA (AMPA). Estas mediciones presentan una mejor correlación con las lesiones en los órganos diana que las PA tomadas en la consulta.
Por otro lado, la correcta toma de la PA requiere la observación de una serie de normas que no siempre se siguen correctamente en la consulta. Además, las nuevas regulaciones de la utilización del mercurio por su toxicidad hace que progresivamente se vayan sustituyendo los esfigmomanómetros de mercurio, que han sido el gold standard de la medición de la PA, por dispositivos automáticos.
Los autores de este estudio concluyen que la toma automática de la PA presenta una mejor correlación con la media de la PA en vigilia medida por MAPA, por lo que deducen que limita el efecto de bata blanca. Los resultados del estudio validan esta conclusión, pero para interpretarla correctamente hay que tomar en consideración que la “toma automática” en la consulta no se limitaba a la utilización de un monitor automático, sino a una serie de 5 tomas sucesivas en ausencia de personal sanitario. Otros estudios con el mismo dispositivo han encontrado resultados similares, incluso con tomas separadas por tan solo un minuto, por lo que esta técnica parece una buena forma de mejorar las tomas en la consulta, sobre todo en centros con dificultades para acceder al MAPA. Sería conveniente estudiar si una serie de menos lecturas tiene la misma validez.

Bibliografía

  1. Pickering TG, Hall JE, Appel LJ, Falkner BE, Graves J, Hill MN, et al. Recommendations for blood pressure measurement in humans and experimental animals part 1: blood pressure measurement in humans—a statement for professionals from the Subcommittee of Professional and Public Education of the American Heart Association Counc. Hypertension 2005; 45: 142-161.  R   TC   PDF
  2. Myers MG, Godwin M, Dawes M, Kiss A, Tobe S, Kaczorowski J. Measurement of blood pressure in the office—recognizing the problem and proposing the solution. Hypertension 2010; 55: 195-200.  R   PDF
  3. Myers MG, Valdivieso M, Kiss A. Use of automated office blood pressure measurement to reduce the white coat response. J Hypertens 2009; 27: 280-286.  R   PDF
  4. Beckett L, Godwin M. The BpTRU automatic blood pressure monitor compared to 24-h ambulatory blood pressure monitoring in the assessment of blood pressure in patients with hypertension. BMC Cardiovasc Disord 2005; 5: 18  R   TC   PDF

Autor

Manuel Iglesias Rodal. Correo electrónico: mrodal@menta.net.

Claves

R Resumen    TC Texto completo    PDF Portable Document File (Adobe Reader)    RC Resumen comentado    (s) Sólo suscriptores   

AP al día [ http://www.apaldia.com ]
© MEDIGRAF 2011.
Esta web se dirige exclusivamente a los profesionales del sector médico.
Se otorga permiso para copiar y distribuir este documento completo (http://www.apaldia.com/resumenes/resumen.php?idresumen=655), si se hace de forma literal y se mantiene esta nota.