La prescripcion de THS en EEUU disminuyo rapidamente despues de la publicacion de trabajos que cuestionaban su eficacia


Cover of the first issue of Journal of the Ame...
Image via Wikipedia

La prescripcion de THS en EEUU disminuyo rapidamente despues de la publicacion de trabajos que cuestionaban su eficacia

Hersh AL, Stefanick ML, Stafford RS. National Use of Postmenopausal Hormone Therapy. JAMA 2004; 291: 47-53.  TC (s) PDF (s)

Introducción

La prescripción de tratamiento hormonal sustitutivo (THS) ha aumentado de forma importante en las últimas dos décadas a medida que se iban publicando los trabajos observacionales que indicaban que podía tener un efecto beneficioso sobre la prevención de determinadas patologías, como la osteoporosis y la cardiopatía isquémica. En 1998 se publicaron los resultados del estudio HERS, el primer ensayo clínico sobre los efectos a largo plazo del THS, que demostró que el THS no era eficaz en la prevención secundaria de la cardiopatía isquémica. En 2002 se publicaron el estudio WHI, que demostró que el balance entre riesgos y beneficios del THS en prevención primaria no eran favorables al THS y el estudio HERSII.

Objetivo

Conocer si la publicación de los primeros estudios experimentales sobre los efectos del THS han modificado la prescripción de THS y las visitas relacionadas con el tema en los EEUU.

Perfil del estudio

Área del estudio: Tratamiento
Ámbito del estudio: Comunitario

Métodos

Las fuentes de datos fueron las siguientes:
  • Prescripciones: National Prescription Audit Plus (NPA). Incluye una muestra aleatoria de 20.000 farmacias. Los datos de las prescripciones se recogen diariamente y se vuelcan cada mes. Se tomaron los datos sobre el total de prescripciones y, a partir de éstos, se estimó el número de mujeres que estaban tomando THS.
  • Visitas: National Disease and Therapeutic Index (NDTI). Se trata de una base de datos que incluye una muestra representativa de 3.500 médicos que recogen los diagnósticos y los tratamientos de las visitas que realizan. Se recogieron los datos sobre las visitas en las que se había prescrito algún tipo de THS.

Resultados

Se pueden distinguir tres fases en la evolución de las prescripciones de THS (fugura): las prescripciones aumentaron desde 1995 a 1999 (el porcentaje de mujeres de 50-74 años en THS pasó del 33 al 42%), después permanecieron estables hasta el final del primer semestre de 2002 y después disminuyeron a partir de julio de 2002 (el porcentaje de mujeres en tratamiento pasó al 28%). El descenso fue más acusado para los medicamentos que combinaban un estrógeno y un gestágeno.
Figura. Número total de prescripciones de tratamiento hormonal sustitutivo (1995-2003)
En el número de visitas en las que se llevó a cabo alguna prescripción se apreció una evolución paralela. Aumentaron entre 1995 y junio de 2002 del 5% al 28%, para caer al 21% durante la primera mitad de 2003.

Conclusiones

Las prescripciones de THS en EEUU respondieron rápidamente a la publicación de los primeros ensayos clínicos en los que se cuestionó la eficacia del THS y el número de mujeres en tratamiento se redujo de forma significativa.

Conflictos de interés

Ninguno declarado.

Comentario

Los resultados de este estudio demuestran una rápida respuesta del sistema sanitario a la aparición de evidencias científicas relativas a un tratamiento de eficacia dudosa. Sin embargo, la historia del THS es un ejemplo de cómo no se deben incorporar prácticas científicas con un nivel de evidencia bajo, sobre todo en el campo de la prevención. Antes de la publicación de los estudios referenciados las recomendaciones de grupos de trabajo prestigiosos, como el US Preventive Services Task Force o el PAPPS eran muy cautas a la hora de recomendar la incorporación del THS. Es probable que esta prescripción inadecuada de THS haya sido responsable de un número considerable de episodios de cardiopatía isquémica y de cáncer de mama.
Afortunadamente en nuestro país (España) la prescripción de THS fue muy inferior a la de EEUU.

Bibliografía

  1. Hulley S, Grady D, Bush T, Furberg C, Herrington D Riggs B et al. Randomized trial of estrogen plus progestin for secondary prevention of coronary heart disease in postmenopausal women. JAMA 1998; 280: 605-613.  TC (s) PDF (s)
  2. Grady D. Herrington D, Bittner V, Blumenthal R, Davidson M, Hlatky M, et al. Cardiovascular diseaseoutcomes during 6.8 years of hormone therapy. JAMA 2002; 288: 49-57.  TC (s) PDF (s)
  3. Writing Group for the Women. Risk and benefits of estrogen plus progestin in healthy postmenopausal women: principal results from the Women. JAMA 2002; 288: 321-333.  TC (s) PDF (s)

Autor

Manuel Iglesias Rodal. Correo electrónico: mrodal@menta.net.

Enhanced by Zemanta

Terapia de Reemplazo Hormonal


Hormone therapy in postmenopausal women

Clinical question

When should hormone replacement therapy be used in postmenopausal women?

Bottom line

Estrogen/progestin therapy should not routinely be used to prevent chronic disease in postmenopausal women. The Task Force making this recommendation did not address short-term (1-2 years) treatment of symptoms of menopause. The risks with chronic therapy are minimal, but so are the benefits to chronic disease prevention. (LOE = 1a)

Reference

U.S. Preventive Services Task Force. Hormone therapy for the prevention of chronic conditions in postmenopausal women: Recommendations from the U.S. Preventive Services Task Force. Ann Intern Med 2005;142:855-60.

Study design: Practice guideline

Setting: Various (guideline)

Synopsis

The United States Preventive Services Task Force recommends against the routine use of estrogen/progestin therapy for the prevention of chronic conditions in postmenopausal women (grade D recommendation; ie, fair evidence that treatment is ineffective or potential harm outweighs potential benefit). The Task Force cites good evidence that hormone replacement reduces risk of fracture and colorectal cancer. Hormone replacement has no beneficial effect on coronary heart disease and may, in fact, increase risk. Other increased risks: breast cancer, venous thromboembolism, stroke, cholecystitis, dementia, and lower cognitive function. However, the risks are small: for every 10,000 women taking hormone replacement for 1 year, there will be 7 more events related to coronary heart disease, 8 more strokes, 8 more pulmonary embolisms, and 8 more cases of breast cancer. There will also be 6 fewer cases of colorectal cancer and 5 fewer hip fractures. Similarly, the Task Force recommends against routine use of unopposed estrogen (grade D recommendation).