Acido folico


El ácido fólico es una vitamina natural del grupo B. El ácido fólico o vitamina B9 ayuda al organismo a producir células nuevas

El ácido fólico es una vitamina indispensable para la salud de todo el mundo, pero especialmente para las mujeres y en particular para la mujer en edad fértil y durante el embarazo. Si el aporte de ácido fólico antes y durante el embarazo es suficiente, pueden prevenirse las principales malformaciones cerebrales (anencefalia, es decir, sin cerebro y por tanto muerte) y de la médula espinal (espina bífida) del niño.   El ácido fólico también parece tener otros beneficios para la salud de los hombres y las mujeres de cualquier edad: previene las enfermedades cardiacas, el ictus cerebral, algunos tipos de cáncer y posiblemente, la enfermedad de Alzheimer.   Fuentes de ácido fólico Todas las mujeres deben ingerir al menos 400 microgramos (400 mcg o mg) de ácido fólico cada día. Existen unas pocas formas de hacerlo:

  • Tomar diariamente suplementos de ácido fólico solo a dosis de 400 mcg.
  • Ingerir alimentos ricos en ácido fólico o enriquecidos con ácido fólico, por ejemplo cereales para el desayuno. Para ello leer atentamente la etiqueta la dosis de ácido fólico que aporta el alimento.
  • Alimentarse con una dieta sana que contenga gran cantidad de frutas y vegetales, así como otros alimentos ricos en ácido fólico. Por ejemplo: brócoli, espárragos, plátanos, naranjas, guisantes, nueces, pasta italiana (espaguetis), pan, cereales, harina.

Qué dosis de ácido fólico es la recomendada

  • En general, la dosis diaria recomendada es de 400 mcg.
  • Si la mujer está embarazada suele ser necesario tomar 600 mcg al día
  • Durante la lactancia la dosis recomendada es de 500 mcg
  • Si la mujer ha tenido previamente un embarazo en el que el niño ha nacido con anencefalia o espina bífida y quiere quedarse embarazada de nuevo, se recomienda una dosis 10 veces superior, de 4.000 mcg, empezando al menos tres meses antes del embarazo.
  • Si la mujer no quiere quedarse embarazada de nuevo, es suficiente con 400 mcg al día

Aprobacion de la FDA de Risperidona para el tratamiento de la esquizofrenia y trastorno bipolar en niños y adolescentes


El empleo de Risperdal para el tratamiento de la esquizofrenia y el trastorno bipolar en niños y adolescentes ha sido aprobado por la FDA, la agencia estadounidense del medicamento. Según este organismo, la reciente aprobación permitirá que el fármaco, que se compone básicamente de risperidona, se indique en pacientes esquizofrénicos de entre 13 y 17 años y en jóvenes con trastorno bipolar de edades comprendidas entre los 10 y los 17 años

Utilizado habitualmente para tratar distintos trastornos psiquiátricos en adultos y que había sido aprobado para la irritabilidad en jóvenes con autismo, este medicamento es el primero que obtiene una autorización específica para el tratamiento de la esquizofrenia en niños. La eficacia del fármaco en el tratamiento de la esquizofrenia y el trastorno bipolar ha quedado demostrada en tres estudios que valoraron sus efectos a corto plazo, según informó la FDA.

Dos trabajos, cuya duración varió entre las seis y las ocho semanas, evaluaron los beneficios de Risperdal en pacientes jóvenes con esquizofrenia. Sus resultados mostraron que los individuos que habían sido tratados con el fármaco presentaban, en general, menos síntomas como delirios y alucinaciones. Por su parte, la efectividad de Risperdal en el tratamiento del trastorno bipolar infantil se evaluó a través de un trabajo de tres semanas de duración. Sus conclusiones también muestran una disminución de los síntomas en los pacientes que recibieron el medicamento, según el informe de la FDA.

Si bien hasta este momento la agencia estadounidense no había aprobado ningún fármaco para el tratamiento de la esquizofrenia en niños y adolescentes, era cuestión de tiempo el empleo de fármacos como Risperdal en niños y adolescentes con problemas psiquiátricos. Este medicamento se aprobó por primera vez en 1993 para el tratamiento de la esquizofrenia en adultos. La FDA recuerda que este fármaco puede tener algunos efectos secundarios como somnolencia, ansiedad, náuseas, mareo, boca seca, temblores o sarpullidos, entre otros.