EL SISTEMA DE LA ALIMENTACIÓN CALIFICADA


EL SISTEMA DE LA ALIMENTACIÓN CALIFICADA
Cecilia Ceriani

Sistema: conjunto de cosas que relacionadas entre sí ordenadamente contribuyen a determinado objeto.

Según datos de una consultora privada, el 5 por ciento de los argentinos controla una cuarta parte de los ingresos del país. Se trata de unas 500.000 familias que ganan más de 9.500 pesos mensuales y cuyo ingreso promedio alcanza los 20.876 pesos. Además, de acuerdo con mediciones oficiales, la distribución del ingreso del 10 por ciento más rico se
duplicó entre mayo de 2002 y el primer trimestre de 2007. Así, pasó de 3.461 a 6.678 pesos.

Espectaculares riquezas para aquel 5 por ciento, que en promedio consigue ahorrar 6.555 pesos por mes. Cuánto les importará el precio del tomate, si sólo precisan gastar un 9 por ciento de sus salarios en alimentos.
Espectaculares hambres dejan al pasar, llevándoselo todo, devolviendo nada más que las sobras funcionales. Concentración planificada de consecuencias crueles.

¿Quiénes pierden tanto como lo que aquellos ganan? ¿Quiénes pierden tanto sólo porque ellos ganan?

Información no oficial de Jujuy, Salta, Tucumán, Santiago del Estero, Catamarca, La Rioja, Formosa, Chaco, Misiones, Corrientes y Santa Fe determina que el promedio de desnutrición infantil llegó al 25 por ciento en las estadísticas hospitalarias provinciales. Los especialistas explican que muchos nenes y nenas consumen una dieta con bajo nivel de
micronutrientes debido a la calidad del alimento que contienen los bolsones de comida que entrega el gobierno, pobres en carnes y verduras.
Los chicos engordan, advierten, pero no consiguen un crecimiento y desarrollo neurológico adecuado. Lo llaman “desnutrición oculta”.

En Tucumán, por ejemplo, se destinan 2 pesos diarios para que cada uno de los 200 mil chicos que asisten a comedores escolares desayune, almuerce y meriende. En Misiones, mientras tanto, un comedor denunció que las raciones de alimentos que recibieron desde el Ministerio de Bienestar
Social no eran más que una olla de cien litros de “un líquido grasoso con pedacitos de piel de pollo”. Debía ser una sopa con la que alimentar a pibes y a adultos.

Se les niega un salario que les permita alimentarse. Se les esconde hasta la caridad digna de los bien y los   malintencionados. Se los va desgastando de hambre muy de a poquito. Demasiado violento el número de cuerpos nutridos que se roban esos ingresos mensuales infinitos.
Demasiado insulto.

Cada cosa en su lugar, todas relacionadas entre sí, bien ordenadito todo para contribuir al objeto. Eso, según la definición de la Real Academia Española, es un sistema. Y así funciona éste, el del capital que financia con panzas vacías salarios de 20 mil pesos. Y todo continúa, orquestado a la perfección. Cada cual cumple su función, y al que no le
gusta, el hambre lo adiestra para que se quede tranquilito. Así funciona este sistema, el del voto universal y la alimentación calificada .
Agencia Pelota de Trapo
Fuentes de datos:Diarios El Ancasti – Catamarca 04-10-07 Infover – Paraná
14-10-07 y La Gaceta – Tucumán 16-10-07