Ejercicio moderado relacionado con menor riesgo de demencia vascular


Actividad física moderada puede ayudar a disminuir el riesgo de demencia vascular pero al parecer no disminuye el riesgo de padecer Alzheimer, de acuerdo a un estudio publicado en  Neurology. Alrededor de 750 italianos adultos de más de 65 años sin daños cognitivos al momento del estudio se les dió seguimiento por 4 años, durante los cuales se desarrolló Enfermedad de Alzheimer en 54 sujetos y demencia vascular en 27. Después del ajuste de factores sociodemográficos y genotipo, el riesgo para demencia vascular fue de 70% a 75% menor en sujetos más activos fisicamente que en aquellos que no realizaban actividades físicas. La reducción de riesgo permaneció significativa en analisis posteriores completos que se basaron en enfermedad cardiovascular, otras entidades comórbidas y estado funcional. En contraste, la actividad física no disminuyó el riesgo de Enfermedad de Alzheimer. Los autores reconocieron limitaciones de su estudio — por ejemplo, debido a que periodo de seguimiento fué corto, es probable que la actividad disminuída fuera un signo temprano de demencia.Actividad física moderada puede ayudar a disminuir el riesgo de demencia vascular pero al parecer no disminuye el riesgo de padecer Alzheimer, de acuerdo a un estudio publicado en Neurology.

Alrededor de 750 italianos adultos de más de 65 años sin daños cognitivos al momento del estudio se les dió seguimiento por 4 años, durante los cuales se desarrolló Enfermedad de Alzheimer en 54 sujetos y demencia vascular en 27. Después del ajuste de factores sociodemográficos y genotipo, el riesgo para demencia vascular fue de 70% a 75% menor en sujetos más activos fisicamente que en aquellos que no realizaban actividades físicas. La reducción de riesgo permaneció significativa en analisis posteriores completos que se basaron en enfermedad cardiovascular, otras entidades comórbidas y estado funcional.

En contraste, la actividad física no disminuyó el riesgo de Enfermedad de Alzheimer.

Los autores reconocieron limitaciones de su estudio — por ejemplo, debido a que periodo de seguimiento fué corto, es probable que la actividad disminuída fuera un signo temprano de demencia.

Artículo en Neurology

Estatinas relacionadas con embolia hemorrágica subsecuente


Los pacientes con historia de embolia reciente o isquemia cerebral transitoria y que sean tratados con atorvastatina están más propensos a sufrir embolias hemorrágicas subsecuentes, reporta Neurology.En un análisis del estudio SPARCL, los investigadores examinaros datos de alrededor de 4700 pacientes quienes sufrieron embolia o isquemia cerebral transitoria y fueron aleatorizado subsecuentemente para recibir placebo u 80mg diarios de atorvastatina. Al buscar por factores asociados, se notó que aquellos que consumían atorvastatina tenían un riesgo incrementado para embolia hemorrágica subsecuente (2.3% vs 1.4%), los investigadores también encontraron que el riesgo era mayor en aquellos que habían sufrido una embolia hemorrágica, aquellos de edad avanzada, en personas que padecen hipertensión arterial estadio 2, y hombres.

El riesgo para embolia fatal no se incrementó.

Se recomienda medir el costo-beneficio del uso de estatinas para prevenir embolia isquémica y eventos cardiovasculares ya que puede aumentar el riesgo de una embolia hemorrágica.

Artículo en Neurology.